Fake Street

Rincón para vomitar todo lo que en otros sitios no puedo.

Despedida

La muerte no es más que otra despedida. Una más de esas miles de despedidas que hemos tenido en la que uno de los dos nos subiamos en un tren o en un atobús para separarnos cientos de kilómetros.
Es la misma sensación de desgarro y soledad, pero habiendo perdido la esperanza de volver a vernos nunca. Es como la última vez, en la que te quedaste de pie, llorando en el andén y diciéndome adios con la mano.

Advertisements

That’s what I do

I’m killing myself by working and trying to have a social life, and help the people I love. I work form money and for my passion, besides, I keep on studying to being able to have a job in the future slightly related to what I love or to have time, or more money. I study to not get stuck. Besides, I’m working on my two passions and the ways I have to express myself: writing and photography. And I have this shitty job and whatever other jobs come in my way so I can have money. But I never get enough money with that job to get a living, I don’t earn enough to have a house, nor to get a car, I just earn enough to live day to day and to buy stupid things I profoundly doubt I even need. And I’m killing myself to grow, because I have no money saved, and I work so I can have some money not to kill myself for extenuation. But I extenuate myself in the process, which stops me from grow and learn. And as I am extenuated I can’t focus in my passion and I get extenuated and frustrated. In between I have not time for friends, nor party, nor travel, nor love. I am so out of the loving game that I only match with other outcasts in the issue, and it’s like trying to make a theater representation in a mad house. And nothing of this makes sense anymore I guess. Not when you’re in the way of killing yourself, knowing that you’ll never put a step in Bali or New York. That you’re on the right path, but there’re no paths worth walking anymore. I’m just so tired. So, so tired. And for the first time in years I feel that I cannot walk anymore. And I’m not sad, not mad, not frustrated. I’m nothing and don’t know how to made myself reachable without using more energy, of which I don’t have. I don’t know if I’m even gonna made it through another 5 hours at my shitty job today, I feel I could pass out and die any moment. But I’m gonna keep walking because that’s what I do. That’s what I do.

Sólo dios sabe

Se levantó como se había levantado todos los días que llevaba en esa maldita ciudad. Se levanto como te levantas cuando sabes que no tienes nada que hacer y has pasado así más de una semana. Se despertó de hecho sin nada que hacer, así que lo primero que tenía que hacer era pensar en que hacer.
Pero era difícil. Siempre lo era.
Y no podía simplemente salir ahí fuera y hacer algo, tampoco podía quedar con nadie, porque no había nadie a quien conociera cerca. Este era el precio de no querer ceder y de no haberlo hecho nunca en el tiempo que llevaba en esa ciudad, incluso en su antigua casa, en su antiguo pueblo, con sus antiguos y únicos amigos hacía pocas concesiones.
Se despertó cansado de no estarlo. Cansado de llevar días sin hacer nada, alargando un día de descanso que realmente necesitaba y del que jamás supo como reponerse.
Era fácil caer en ellos. Tan fácil, como difícil era despertarse de la cama durante esos días. Aún así se obligo a ello. Mucho más tarde de lo que debería, aunque hablar de deber cuando no tiene nada que hacerse es bastante absurdo.

Se arrastró al baño, y nada más entrar se miró en el sucio y oscurecido espejo que había enfrente del lavabo. No encima, es decir, si querías lavarte los dientes y verte la cara tenías que dar la espalda al grifo. Allí vio lo mismo que llevaba viendo siete días, solo que con más barba y, sorprendentemente con ojeras, a pesar de que no durmiera menos de diez horas por día. Agua en la cara, un lavado de dientes rápido y fuera de ahí. Pensó, pensó muchas cosas a decir verdad, pero en ese momento justo pensó fugazmente en hacerse algo de desayunar, aún así no tenía ninguna gana de ello. Lo siguiente en lo que pensó fue en salir a la calle, pero tampoco quería salir a la calle y no tenía ninguna excusa para hacerlo. Pensó en la gente que se podría encontrar si lo hacía y las pocas ganas que tenía de bajar. Y como los días anteriores, no lo hizo. Se quedó simplemente allí, mirando por la ventana de su cocina, por esa ventana que daba a ninguna parte y desde la que se podía ver el mundo, ligeramente por encima del resto de ventanas que le rodeaban, ligeramente por encima del resto de la ciudad, aprovechando una colina, una escalera construida de más, un desacuerdo en los planos de la vivienda, un comprador despreocupado y un inquilino que solo buscaba el alquiler más bajo y al que le daba igual tener un desnivel en la cocina de casi dos metros. Y arriba, donde había logrado meter una mesa y un par de sillas minúsculas, estaba ahora mirando, mirando el mundo.
Y esto sería todo lo que haría en todo el día, otra vez.
Solo dios sabe hasta cuando.

Jamás te diría

Es estúpido, es estúpido estar deseando todo el rato que todo me acerque más a ti. Ojalá me den ese trabajo que me lleve a tu ciudad, ojalá haya algo que te traiga a la mía, ojalá me llames una noche contándome que estás cansada de todo y que te apetece salir de viaje, preguntando que si tengo dinero para una escapada, un par de días o tres, no más. Vivo esperando que te decidas a llamarme y ambos sabemos que no lo harás, al igual que yo no lo haré.
Somos demasiado orgullosos y tenemos demasiado miedo a rechazarnos mutuamente. Y me ha costado años darme cuenta de que sigo deseando saber de ti y que te acuerdes de mi y de que me dediques unas palabras amables y me des un abrazo de vez en cuando.
Esto, por supuesto, jamás te lo diría, pero son cosas que quiero. Quiero volver a tenerte en mis brazos y ver una película a tu lado. Comer pizza y helado hasta que nos duela la barriga y dormirnos riendo por cualquier video o cualquier gilipoyez que hayamos dicho.
No sé.
Lo echo de menos, te echo de menos.

La tormenta

Es la calma antes de la tormenta, no sabes si lo que viene es un enorme chaparrón con muchísimo viento, rayos y truenos o una suave lluvia de verano. Estás en una terraza, con tu sudadera con capucha mirando a un horizonte lleno de nubes grises y no puedes hacer nada más que alegrarte por el tiempo que te queda antes de que lleguen, no puedes más que disfrutar de esos últimos momentos de calma, ya que podrían ser los últimos que puedas ver en mucho.
Y te alegras. Te alegras de poder darte cuenta, y vives dentro de esa normalidad saboreando cada uno de esos momentos antes de que rompa la tormenta.

Rápido

Es de esto que vas como muy rápido y acabas o bien por desgastarte o bien por frenar como frena un avión sin alas contra el suelo. No puedes ir despacio, no sabes ir despacio y acaba pasando lo que acaba pasando. A fin de cuentas, tienes el arranque de un maldito coche de carreras y nadie te enseño a ir a una velocidad media, nadie te enseño que no hace falta pisar el acelerador a fondo todo el rato y quemar los frenos cuando llegan las curvas. Nadie te enseño que cuándo vas tan deprisa durante tanto tiempo corres el riesgo de que el motor se sobrecaliente y al final te obligue a perder empuje. Pero no es perder empuje, es más bien como un golpe, como un tirón, es quedarte descolgado de la carrera por que tu coche estalla en llamas y aún así tu te empeñas en que esa máquina puede seguir corriendo. Pero no engañas a nadie, esta ardiendo y los coches en llamas no pueden correr, no pueden ir a ninguna parte.

Ella

And she still hurting.
Think it’s pretty absurd.
It’s been years, travels, friends, lots of alcohol and drugs and other girls in between, but her memory still as vivid as the day she left.
Hate me, blame you, miss her.

Y todavía seguirá presente mucho tiempo más, pero ya no ella, ni siquiera sus palabras, ni siquiera el sonido de su voz, incluso su olor se ha ido difuminando con el tiempo, hasta que me lo cruzo por la calle y vuelve y me golpea en la cara con toda su fuerza. Pero me quedará eternamente, hasta que me muera, su recuerdo y el sonido de su risa, su espíritu, esa niña interior que baila y esa sonrisa sincera y torcida.

ETDUHS

Me siento mucho más solo de lo que me he sentido en mucho tiempo. Diría que es absurdo si me importara lo mismo que antes lo que opinan de mi, pero no, no lo es.
Me ha hecho compañía durante dos semanas y lo he alargado todo lo que he podido, pero ahora que se ha acabado es como si después de pasar unos días con la persona a la que más quieres en el mundo de repente se fuera.
Y sabes que vas a volver a verla, que vais a volver a estar juntos, pero sabes que pasará mucho tiempo antes de que eso ocurra y te duele. De repente vuelves a sentirte solo, tan solo como no recuerdas haberlo estado en mucho tiempo.
Pero de alguna manera revitalizado.
Duele, pero sabes que todo lo que te ha hecho y te hará pasar ha sido algo bueno.

Hay quien puede pensar que es absurdo, pero esas no son las personas que quiero tener cerca.

Peace

The mid. In the mid. Always in the mid.
No extremes, no god, no bad, just this. This all the time. A feeling of “nothing’s goin on, never”. Get over it.
I can’t, i can’t take it, sorry. Just feel like there’s more than what you said i’m allow to have. Know it. There’s people before me, huge hearts that could get what they wanted. Simple people, or at least people trying to simplify themselves. People just trying to improve themselves, so they could improve what sourrounded them.
Just need to move and do something, something to clear my mind.
Because it has been always this noise, this blur inside my head.
But as someone somewhere said, you can’t run after your peace, after your peace of mind, you just need to sit, relax and wait for it to reach you.

Derecho de inexpresión

No quiero expresar nada, no quiero contar nada, reclamo el derecho a no expresarme.
Reclamo el derecho a poder hacer algo por el simple hecho de hacerlo, a no necesitar buscar conscientemente un significado a lo que hago, a no necesitar darle una vuelta más de tuerca, a trabajar por el hecho de trabajar a disfrutar de lo que diablos esté haciendo en ese momento, sea lo que sea.